NUESTRA HISTORIA

Un danés, un suizo y un español (y esto no es un chiste…) se conocen en Estados Unidos mientras trabajan allí en diferentes proyectos, tienen mucho en común y comparten la forma de ver la vida.

Acabamos haciéndonos grandes amigos.

En muchas ocasiones sale el mismo tema y la misma pregunta: ¿Cómo es posible que sigan haciendo las camisas igual que hace un siglo? La ropa de deporte no tiene ya nada que ver a como era hace tan solo veinte años. Zapatos, tejanos, abrigos, ropa de montaña… Miráramos donde miráramos veíamos una gran evolución y mejora, pero si querías llevar una camisa de vestir, estabas obligado a sufrir las limitaciones de los tejidos clásicos, y pensamos que si nosotros teníamos ese problema, probablemente otra mucha gente también lo tendría.

Así es como nació la idea de fundar una marca de ropa que solventara este problema. Viajamos por todo el mundo buscando fabricantes de tejidos que fueran capaces de materializar la idea de tejido que teníamos en mente, que no se arrugara ni necesitara planchado, que fuera totalmente elástico y transpirable, pero que al mismo tiempo tuviera una apariencia totalmente tradicional. Encontramos el socio perfecto en Japón. Ahora necesitábamos un taller de confección que capaz de dar a nuestras camisas los acabados y calidad de una camisa hecha a mano. España es un país con gran tradición camisera, donde el arte se transmite históricamente de generación en generación. Por eso decidimos establecer aquí nuestra sede. Así nació NOLDEMANN.

NUESTRAS CAMISAS

Lo sentimos. En cuanto pruebes una Noldemann, te querrás deshacer de todas tus otras camisas, serán las únicas que querrás usar. Las camisas normales te hacen sudar con el calor, se arrugan con facilidad, son incómodas y además está el rollo del planchado, sobre todo cuando viajas...

Puedes tirar una Noldemann en la maleta o la mochila, ponértela en tu destino y estar pintón como si te la hubiera planchado tu abuela. O llevarla puesta en un vuelo transatlántico, dormir con ella tan cómodo como si llevaras la ropa del gimnasio, y dos horas después entrar con ella impecable en un restaurante de moda.

Por cierto, no coge olor tan rápidamente como una camisa tradicional, la puedes usar días sin que la gente empiece a alejarse sospechosamente de ti... Y cuando finalmente la laves, solo tienes que colgarla en una percha y estará lista para usar en una media hora. Voila!

30 DÍAS DE GARANTÍA DE DEVOLUCIÓN

Estamos seguros de que te encantará tu NOLDEMANN. Por eso garantizamos la devolución del 100% del importe aunque la hayas usado. Sin preguntas. Sin rollos. Has usado tu Noldemann unas semanas y no te acaba de convencer, o quizá ni siquiera has llegado a usarla. Sin problema, sólo tienes que enviárnosla de vuelta y te abonaremos el 100 % de tu compra en menos de 48 horas de haber entrado en nuestro centro logístico. No tienes que imprimir ni rellenar nada, sólo asegúrate de que tu nombre completo está en el paquete de devolución:

NOLDEMANN

Ecommerce SDR 

Ave. Candina 122

E 39011 Santander

ESPAÑA